miércoles, 31 de octubre de 2012

DÍA 99: Génesis: La Re-Creación


http://www.eduardpunset.es/11280/general/no-tiene-sentido-que-cada-pais-vaya-a-su-bola

1:1 
Y fue tras el caos resultante que Espacio y Tiempo decidieron empezar de nuevo... re-creando así el Cielo y la Tierra.
1:2 
Y la Tierra estaba de nuevo desordenada y anárquica, y las fronteras políticas amenazaban esperando codiciosas en el límite de los abismos.
1:3 
Y dijo Espacio: "Sean los mares y las superficies libres de todo gobierno ególatra".
Y se liberaron los océanos.
1:4 
Y vio Espacio que liberar a las inmensidades acuosas era bueno.
1:5 
Y llamó Espacio a las aguas... mares libertarios y a las superficies... tierras de todos los hombres.
Y Tiempo consintió que los minutos fueran horas, para recrearse en el esparcimiento libertado... y el primer día se prolongó copiosamente.
1:6 
Luego dijo Tiempo: "Haya expansión también de las horas y convierta ese lapso en días".
1:7
 E hizo Tiempo la expansión, y dilató las horas que estaban sometidas a cronómetros, transformándolas en días y ampliando la duración de la vida.
Y fue bueno. 
1:8 
Y llamó Tiempo a la expansión... nueva métrica temporal.
Y fue la tarde y la mañana del día segundo... habiendo pasado semanas según la antigua medida ya desechada.
1:9 
Dijo también Espacio: "Júntense las selvas que están cerca de desiertos y compártase lo empapado".
Y fue así.
1:10 
Y creó Espacio lugares de vida nueva y floreciente donde antes había sequedad y aridez de jungla resultado de la tala a mano de los hombres.
Y vio Espacio que era bueno.
1:11 
Después añadió Espacio: "Produzcan las nuevas tierras hierba verde, semillas de reforestación, árboles de nuevos frutos y espesuras de flora desbordadas".
Y fue así.
1:12 
Produjeron, pues, las tierras antes marchitadas y escurridas, amplios páramos de verdor y vívida naturaleza.
Y vio Espacio que era bueno.
1:13 
Y Tiempo calculó que debía haber pasado ya la tarde y la mañana del día tercero.
1:14 
Y sin espacio para nuevos cálculos dijo Tiempo: "Haya nuevas constelaciones inconmensurables que copen el Cielo para ayudar a calcular los nuevos días y las nuevas noches, y sean usadas también como señales para las estaciones y temporadas en cada punto del planeta...
1:15 
... y sirvan también estas constelaciones para construir sueños e iluminar esperanzas a hombres y mujeres que habiten las tierras y sus selvas".
Y fue así.
1:16 
E hizo Tiempo un nuevo Sol radiante que, a pesar de las coyunturas, saliera cada día a iluminar la vida sobre mares y tierras. Y también hizo la Luna, para dar momentos de reflexión profunda en la más nocturna interioridad. Hizo también incalculable número de estrellas, para recordar, en las profundidades, que el Sol siempre sale cada amanecer.
1:17 
Y puso Tiempo cada cosa en el cielo, orden dentro del caos, para guiar estaciones y caminos a los hombres y mujeres siendo siempre necesario mirar hacia arriba, hacia lo más alto, para que no olvidaran jamás hacia dónde debían apuntar y avanzar sus sueños más anhelados.
1:18 
Y vio Tiempo que era bueno.
1:19 
Y fue, tras esconderse la Luna y salir inexcusable el Sol, que amaneció el día cuarto.
1:20 
Dijo entonces Espacio: "Se re-produzcan en el interior de los hombres y las mujeres las más bondadosas virtudes y vuelen sobre la tierra esperanzas de unión y expansión abierta de todas las almas, sin fronteras y sin subjetivas separaciones".
1:21 
Y creó Espacio grandes llanuras llenas de vida silvestre, floras y faunas jamás conocidas de explosivos colores y pelajes. Y puso Espacio dentro del torso de los hombres y las mujeres más capacidad para que pudieran amar incondicionalmente a la Naturaleza, tanto como ella lo hacía con la vida y con todos sus componentes, sin pedir nada a cambio.
Y vio Espacio que, sin ninguna duda, era bueno.
1:22 
Y Espacio sonrió satisfecho y tranquilo diciendo: "Se multipliquen e incrementen hasta el infinito los buenos sentimientos y las afectividades, se llenen las aguas y superficies de verdadera humanidad y benevolencia".
1:23 
Y, sin darse cuenta, Tiempo hizo que pasara la tarde llegara la el día quinto.
1:24 
Al amanecer dijo Tiempo: "Vivan los hombres y las mujeres su vida con plena conciencia de mi paso, para que sean felices y expriman cada minuto con absoluta lucidez y alegría vital".
Y fue así.
1:25 
E hizo Tiempo experiencias más racionales y sabidurías más sensatas para ayudar a hombres y mujeres a que vivieran su existencia con plenitud sin malgastar los días y las noches.
Y vio Tiempo que era bueno.
1:26 
Entonces Espacio y Tiempo manifestaron al unísono: "Hagamos crecer el respeto, la solidaridad, el compromiso, la responsabilidad y la justicia. Que los hombres y las mujeres sepan que sin esas bases nunca podrán crear gobiernos equitativos y los bordes divisorios, en y entre sociedades y países, se verán de nuevo avocados al fracaso".
1:27 
Y crearon entonces Tiempo y Espacio a los hombres y mujeres con afectividad y efectividad emocional. Conscientes y racionales los creó.
1:28 
Y Tiempo y Espacio los hizo más grandes y prósperos y les dijeron: "Cuidad con absoluto mimo y complacencia estos dones tan escasos y llenad las eras venideras de mayor integridad, que con el paso de los siglos las herencias intangibles y de buen fundamento superen ilimitadamente a las tangibles".
1:29 
Y dijo Espacio y dijo Tiempo: "He aquí que os hemos dado una vez más todo lo realmente necesario para volver a empezar de nuevo, mares y océanos, tierras y suelos, floras, faunas, Sol, estrellas y Luna... y os hemos dado también lo realmente importante para que vuestra existencia perdure, corazones templados y desbordante caridad".
1:30 
Y también dijeron: "Aprenderéis a ser tolerantes y también a ser pacientes".
Y fue así.
1:31 
Y vieron Tiempo y Espacio todo lo que habían hecho y he aquí que era bueno en gran manera.
Y, con inmensa emoción regenerada, llegó la tarde y la mañana del día sexto.
2:1 
Decidió Tiempo que él todo lo pondría en Espacio de la manera adecuada cuando llegara el momento, obteniendo así la confianza eterna de los hombres y las mujeres.
2:2 
Y acabaron Espacio y Tiempo en el día séptimo la nueva obra y el día séptimo todo comenzó de nuevo a cobrar vida, sabiendo hombres y mujeres que iniciaban una oportunidad inestimable y última.
2:3 
Y las piezas se reordenaron y al día séptimo todo comenzó de nuevo... esperando Tiempo y Espacio que la re-creación fuera, por fin, la obra reposada que la vida merecía.
Y confiados dejaron en los nuevos y hombres y mujeres el devenir de la moderna existencia.
________________




martes, 30 de octubre de 2012

DÍA 98: Oeste

... seguía su vida superficial y confiada.

Oeste siempre había tenido grandes pretensiones, era ambicioso y, en cierto modo, mimado y malcriado. Al igual que su gemelo Este, había crecido en el seno de una cariñosa y equitativa familia, pero Oeste siempre había pensado que su valía allí estaba siendo pasada por alto y malgastada... lo que hizo germinar en su interior un ardiente deseo de dominación y soberbia.

Descubrió, en ese momento vital en el que decidió buscar su propia esencia, que en su interior compartía muchas más cosas en común con Norte de lo que nunca hubiera imaginado. Y Norte, manipulador y altivo, no dejó pasar la oportunidad de vincularse a sólidos aliados con el objetivo de ejecutar sus planes de dominación destructiva... y para este proyecto, Oeste era su mejor justiciero, su mano artífice.

http://www.fotolog.com/mousquetaire/81918093/

Oeste había perdido parte de su memoria. Sus recuerdos originales habían sido sustituidos por otros que, a su modo de ver la vida, eran mucho más rentables y beneficiosos.

Ambos hermanos, Norte y Oeste, mantenían una continua comunicación, mucho más constante que el resto de sus iguales, lo que les proporcionaba un flujo incesante de información y, al mismo tiempo, de alineamiento de intereses. De este modo, no cabía duda, Norte proponía con autoridad y Oeste disponía con sumisión.

Ejército bicéfalo orientado por los más profundos y viles anhelos de poder.

En el fondo, si uno observaba con cierto detenimiento, no tardaría en ver que su jurisdicción estaba construida, principalmente, sobre el miedo y la amenaza.

Oeste asumió su rol de vengador sabiéndose protegido por su todopoderoso hermano Norte... sin darse cuenta de que, más allá de haberse convertido en aquello que siempre había soñado, Oeste en realidad se había transformado en un títere a merced de los más recónditos instintos... anulado en vida, creyendose poseedor de fama y supremacía y siendo, en realidad, únicamente un espejismo de la crueldad más profunda.

Y así era como Oeste, dirigido por su hermano mayor, iban ampliando fronteras de ilusiones marchitas.

Ignorante vivía Oeste ante el futuro... desconocedor, por inexperiencia, del origen del verdadero y honrado poder, ese que emana de la unión de fuerzas... ese en el que cada uno aporta su más valiosa capacidad... ese poder originado por el equilibrio justo de potencias donde cada hermano aporta sus talentos, habilidades y competencias para crear, finalmente, un nuevo origen en el que, más allá de las diferencias fraternas...

... se pudiera fraguar un nuevo Centro desde el que, dando una vida extra al mundo, lograr construir sin diferencias una existencia que lata al mismo ritmo... el de la confraternización.

_____________



lunes, 29 de octubre de 2012

DÍA 97: Este

En el seno de una familia de cuatro hermanos nacieron unos gemelos, a los que el paso del tiempo terminó llamando Este y Oeste.

http://slowly-diariodeunapintora.blogspot.com/

Crecieron, como crecen los hermanos casi idénticos, al margen del resto de sus pares consanguíneos en cuanto a confidencias, juegos, aprendizajes alternos y depósitos de confianza... siempre aventureros, siempre inseparables compañeros.

Sus otros hermanos, nacido cada uno en un extremo de la línea de descendencia, hacían las veces de escudo para los gemelos, pues siendo uno el hermano mayor y el otro el directamente opuesto, ambos centraban su vida en mantener el equilibrio consanguíneo a modo de Yin-Yang. Asumir ser ese contrapeso que ser límite conlleva no es tarea fácil... pero aporta, a quien se encuentra en la zona central (como era el caso de los gemelos) una situación de relativa estabilidad y seguridad que permite espacio y tiempo para disfrutar cómodamente de la vida y del crecimiento vital.

Su infancia transcurrió confortable y feliz... sin embargo, en la adolescencia sus caminos comenzaron a distanciarse. Ambos anhelaban imperiosamente encontrar su propia identidad, su ser más profundo y diferencial, deseaban descubrirse a sí mismos sin lastrar reflejos fraternales. Esta aspiración se hizo tan pesada que, tras largas noches de insomnio, meditación y revelaciones, una mañana ambos presentaron sus ambiciones a la familia y prepararon cada uno un pequeño petate donde asegurar sus pocas pertenencias.

Así fue como Este y Oeste dejaron atrás aquel ambiente de bienestar y relativa inexistencia para lanzarse a la búsqueda de su propia naturaleza, de aquello que les hacía ser únicos e irrepetibles.

Este se adelantó y abrió la puerta de la calle, ambos salieron a la intemperie y, tras un efusivo y melancólico abrazo con sus hermanos Norte y Sur, ambos iniciaron su caminar por sendas antagónicas... Este dejándose llevar por la llamada diestra del camino y Oeste por la calzada que se abría justamente en sentido contrario.

Iban, poco a poco, alejando sus pasos los hermanos gemelos... manteniendo la mirada al frente y, de vez en cuando, volteando sus miedos e incertidumbres hacia atrás, observando los pasos ya recorridos y afianzado, al mismo tiempo, la necesidad de su búsqueda personal.

Así es como la historia narra el modo en el que Este y Oeste dieron comienzo su distanciamiento... sin alboroto, sin rencor, sin reproches.... simplemente por esa natural necesidad de búsqueda y hallazgo del propio yo. Sin embargo, la historia no queda completa si no se relata dónde hallaron ambos hermanos esa identificación diferencial que les llevó a recorrer el mundo en su búsqueda y captura..

Este, poco a poco, fue encontrando su sitio más allá de la diestra lejanía, jamás se deshizo completamente del vínculo con el resto de sus hermanos y fue, curiosamente, el mantener viva esta relación constante lo que le llevó a descubrir dónde se encontraba parte de su más profunda identidad.

A pesar de lo que se pudiera imaginar, no fue con su análogo con quien más puntos en común revelaron mantener, pues Este descubrió que era con Sur, su hermano menor, con quien más similitudes de carácter compartía... incesante luchador dentro de la opresión, relegado en más ocasiones de las deseadas, con gran potencial y experiencia pero muchas veces desmotivado por el poder autoimpuesto de sus otros hermanos, positivo y maltratado...

... sin embargo, Este presentaba otras cualidades que le hacían pasar más desapercibido que Sur y vivir de una forma significativamente más tranquila y menos llamativa. Este vivía y dejaba vivir, trabajador incansable esperaba su momento para retomar la estima y la posición de la que, hace tiempo, fue despojado... no se dejaba amedrentar por las dificultades, siempre resurgía de sus propias cenizas y de sus tropiezos y, convirtiendo las caídas en éxitos, fortalecía su experiencia transformándola en futuro y renovación.

Tenía claro su objetivo y sabía que, tarde o temprano, llegaría su momento, ese momento de resurgimiento, ese momento de retomar su posición interna y equilibrar las fuerzas para hacer que nadie olvide que una vez, toda la familia fue Centro.

Y mientras Este continuaba sin prisa... pero sin pausa... su camino hacia el autodescubrimiento, Oeste por el contrario...

____________


domingo, 28 de octubre de 2012

DÍA 96: Sur

Sur era alegre y exaltado por naturaleza, cualidades que le traían en más de una ocasión... importantes problemas, pues exteriorizaba una imagen que podía ser confusa y confundirla con despreocupación, vagancia, apatía y desinterés. Nada más lejos de la realidad.

A Sur le gustaba irradiar luz y positividad, le gustaban los colores alegres, la música, el ruido, el baile, compartir felicidad y festejar la vida... con sus sabores y con sus sinsabores.

Sur era alegre y exaltado por naturaleza.

http://www.taringa.net/posts/imagenes/12797658/Wallpapers-de-fuegos-artificiales_-en-HD.html

Sur nació Centro y era el último hermano de un total de cuatro. Estando en esta posición numérica dentro de la jerarquía, inevitablemente ese origen posicional poco a poco le fue trasformando en lo que hoy es, Sur.

Creció rodeado de cuidados y condescendencias, haciéndole creer que, por ser el más bajo en la escala, era indefenso, desvalido, delicado y dependiente... por eso, inevitablemente, al final sucedió lo indeseado y Sur se forjó un férreo carácter de sumisión y docilidad a los que encarceló, por miedo a que se descubriera esta personalidad efímera, con una brillante y sonora armadura de alegría, bullicio y espectáculo, todo por no dejar entrever a los demás que, en el fondo, su autoestima había sido herida hacía ya muchos años hasta tal punto que él mismo se creía despojado de valor, talento y habilidad.

Sur era doloroso resultado de la manipulación despiadada de Norte.

Su vida iba pasando de manera pausada... avanzaba hacia delante en el tiempo pero Sur siempre tenía la sensación de vivir en el ahora, pertrechado en todo momento de esa protección que le hacía parecer despreocupado.

Sus hermanos habían seguido rumbos distintos y Sur, cariñoso y de buen fondo, siempre los observaba con anhelo y condescendencia desde la lejanía y desde esa posición privilegiada y peligrosa que le había sido adjudicada... la profundidad inferior.

Cuando llegaba la noche, en la soledad consigo mismo, Sur se lamentaba amargamente, por sentirse abandonado y relegado a un espacio no merecido. Sentía, en pequeñas dosis, que había sido utilizado y moldeado con la forma y el fondo que Norte, ambicioso y calculador, tenía planificado... pero con el amanecer de cada nuevo día, Sur olvidaba temporalmente sus amarguras y desempolvaba, inevitable, su armadura de alegría y festejo. Sur era fuerte, tenaz y vigoroso, más que el resto de sus hermanos... pero él no lo sabía.

Y así pasaba los días Sur... esperando perpetuamente a que sus hermanos fueran despojados de su ignorancia y regresaran, algún día, en busca de su origen sincero y noble, ayudándole entonces a despojarse de esa carcasa de ficticia efervescencia y acompañándose juntos en el camino del descubrimiento, fortaleciendo su interior, abandonando complejas emociones, mitos y desolaciones... uniéndose de nuevo para ser juntos Centro y poder por fin olvidar, para siempre, estos días en los que Sur... sueña y respira en eterna melancolía disfrazada de verbena y apoyo compartido.

Injusta vida la de Sur... donde se estampa vívidamente, desde los tiempos de Platón, el hecho de que la peor forma de injusticia es la justicia simulada.

______________




sábado, 27 de octubre de 2012

DÍA 95: Norte

A Norte lo habían hecho creer grandioso, soberano... casi omnipotente, encumbrado, absoluto y todopoderoso.

Norte todo lo dominaba, era dueño de lo tangible y de lo intangible... sueños, esperanzas, expectativas, vidas, sentimientos, reflexiones, valores, virtudes, caracteres, sociedades, anhelos... todo lo subyugaba a su vil garrote de dictadura y opinión autoritaria. Todos tenían que ser (o aparentar ser) como Norte determinaba.

Sin embargo, Norte nació, como el resto de sus hermanos... Centro.

Vivió su infancia entre continuo cariño y delicados cuidados. Creció en una familia de un total de cuatro hermanos y, siempre juntos, lograban el equilibrio de una humilde pero esencial estirpe vinculada directamente con la línea de descendientes de Espacio.

Pero con el paso del tiempo y, como en muchas ocasiones suele suceder, la mezcla entre vínculos con siniestras amistades y un fondo bondadoso y manipulable... proveyeron a Norte de una rígida, inflexible y agarrotada armadura de ego insaciable, soberbia y ambición desmedida... porque así se lo habían hecho creer y así lo creyó.

En su juventud estuvo Norte enormemente arropado por muchos que deseaban controlarlo, pues sabían de su compasivo talento, benévola aptitud y virtuoso fondo... y eso les hacía temer por su propia supervivencia entre tinieblas y avernos, corriendo el riesgo de que su cómoda existencia... viciada, abusiva, injusta y despótica... desapareciera y se redujera a la nada, dominando en ese caso el bien al escurridizo mal.

Desde el principio las estrategias de marketing y comercialización fueron escrupulosamente planificadas para obtener el resultado que, hoy, Norte mostraba al mundo:
  1. Ubicaron a Norte en el más alto pedestal jamás conocido por nadie y de ese modo, para poder observarlo, todos tenían que alzar la mirada y correr el riesgo de quedar cegados por el Sol.
  2. Lo encumbraron por encima de todas las cosas, así Norte tendría plena visión del mundo que lo rodeaba y podría empezar a acrecentar su sentimiento de regente en la cúspide, de dirigente en el más codiciado punto de observación y dominio.
  3. Infiltraron a Norte en las altas esferas, jerarquías y mandatos, para que dispusiera de buenos contactos y redes de apoyo de cara a la ejecución minuciosa del plan. Se necesitaban calculadores e insaciables compañeros de conquista pues el trabajo era exorbitante y eso requería de fieles comisionados.
  4. Se implantó exitosamente la concepción de dependencia a Norte, hasta tal punto que se logró hacer creer que si se perdía el Norte se perdía todo... incluso la cordura y la lucidez.
La lista era extensa y enumeraba un sinfín de tácticas cuasi-bélicas, las cuales fueron puestas en práctica con Norte a modo de ensayo.

Y el ensayo funcionó.

http://profesorcatulo.blogspot.com/2010_05_01_archive.html

Norte llegó a convertirse en frialdad, silencio interior y estruendo ambiental, consumismo, teatralidad, ficción, ilusión, utopía e irrealidad... relegando a lo más profundo de su ser la esencia verdadera, aquella con la que originariamente fue Centro alguna vez.

Tan relegadas estaban sus fortalezas y virtudes que llegó el día en el se había transformado en noches de eterna oscuridad y reducidas horas de luminosidad... Norte estaba desorientado, creyéndose ser quien nunca fue.

Desconcertado y anulado Norte se mostraba en realidad despótico e inhumano... pues le habían hecho creer ser un ente absoluto, único y dueño de la vida y la muerte.

Lo que Norte no sabia, viviendo así desde los anales en ignorante melodrama, es que tan solo era un ínfimo producto artificial de mentes dominantes y enfermas, una marioneta más de la manipulación del hombre por dominar al hombre... infinita espiral de ignorancia, confusión, inconsciencia y poderosa supremacía quimérica.

Y así Norte pasaba los días y las noches... en profunda soledad y ficticia compañía... esperando, sin saberlo, que aparecieran en algún momento sus hermanos ya olvidados para recordarle que, allí, en lo más hondo de su interior, seguían estando intactos todavía los sentimientos primarios con los que un día, hace ya mucho tiempo, Centro nació... libre y unitario.

___________


viernes, 26 de octubre de 2012

DÍA 94: Puntos cardinales

Una mañana de Sábado decidieron abandonar sus inexistentes tareas pendientes y, aventureros, sumergirse en la selva inhóspita de asfalto, ruido, contaminación e indiferencia que la gran ciudad regalaba cada día a sus habitantes.

Estuvieron de acuerdo en caminar sobre sus ya andados pasos en ocasiones anteriores y disfrutar de esa ruta arquitectónicamente grandiosa y singularmente impredecible en cuanto a caminantes y artistas callejeros. Era una ruta circular, cuyo inicio se encontraba cerca de donde estaba el portal de su casa, allí donde se ubicaba un bonito parque en cuyo centro se había alzado una maravillosa estatua de hierro forjado en honor a Don Quijote y su fiel escudero.

Hacía frío y se intercambiaron los bolsillos, resguardando ella su mano izquierda en el amplio bolsillo derecho del abrigo color verde de él y buscando él, con mucho esfuerzo, espacio en el pequeño bolsillo acolchado del lado izquierdo del abrigo negro de ella. Iniciaron su recorrido con calmado movimiento, dando los primeros pasos con cautela y buscando la coordinación y el ritmo que facilitara la caminata de abrigos compartidos.

Hacía un Sol radiante y cegador aquel día de finales de Enero... quizás principios de Febrero... y la resaca navideña aún podía respirarse entre los poros abiertos de escaparates todavía no renovados, músicas de fondo que no habían pasado a la cara B, comentarios sobre cuestas de principios de año y algún que otro despistado con vestimentas de coloridas tonalidades.

Caminaron pausados... a ratos en silencio... a ratos rompiendo el aire con livianas palabras acompañadas de vapor blanquecino resultante del emanado calor interior en contraste con los grados negativos que invadían las aceras.

Pasearon largas horas entre piedras ancestrales, descubriendo, como siempre solían hacer, rincones desconocidos e insólitos construidos entre paredes de ladrillo y fuentes de agua helada. Pequeños recovecos de asueto enmascarados entre vidas demasiado apresuradas.

Un par de horas después de que el reloj de la Plaza Mayor marcara escandaloso el mediodía, resolvieron reponer fuerzas con un ligero almuerzo que les ayudara a templar el interior, dando al mismo tiempo rienda suelta a sus más profundas inquietudes... compartiéndolas en conmovedoras charlas... entrelazando palabras llenas de sentimiento y comprensión.

La tarde se estructuró de una manera similar a la mañana... paseos, charlas y pequeños descansos en lugares cerrados donde renovar la conciencia tras frías ráfagas de viento invernal.

http://www.v-like-vintage.net/es/foto_detalles/33239_foto_Berlin+Maerkisches+orilla+paseo+invierno/

Y fue precisamente en uno de estos lugares de reposado esparcimiento donde ella, curiosa, le preguntó qué tipo de imagen se grabaría en el cuerpo si tuviera que elegir una en la que fuera representada ella... juegos de enamorados donde la complicidad, la risa y el esparcimiento era lo único que llenaba aquellas horas de gélido fin de semana.

Él se abstrajo por un instante.

Tras una breve meditación, rápidamente la miró a los ojos sin rescoldo de duda alguna y, cogiéndola de la mano, sobre aquella mesa de mármol inhóspito, le confesó... "Si tuviera que elegir una imagen en la que llevarte impresa para toda la vida, elegiría una brújula. Una brújula en la que cuando la manecilla señalara hacia arriba, encontrara tu inicial en lugar de la común N, aludiendo así a tu nombre, a tu persona, como Norte que guía mis pasos. Sabiendo que si desaparecieras, mi brújula enloquecería, pues el centro gravitacional y principal, habría desparecido por siempre de mi vida".

Ella le respondió regalándole una sonrisa de complacencia y desconcierto por aquella inesperada contestación... y pasó el resto de la tarde meditando en su interior sobre aquellas palabras... según más pasaban las horas y se adentraban en la noche cerrada, mayor era la alegría y gratitud que sentía por tener a su lado a aquella maravillosa persona.

Decidió entonces ella, como agradecimiento por aquel bonito pensamiento, dejar huella de aquel sentimiento compartido con palabras a través de un singular cuento en un blog casi desconocido... dando así inicio a una pequeña serie de relatos que versaran sobre Puntos Cardinales y orientaciones para esta extraña e impredecible vida cambiante... retomando el formato que días atrás había experimentado con otra secuencia narrativa de título evocador y que, si no recuerdo mal, versaba sobre Pecados Capitales....

______________


jueves, 25 de octubre de 2012

DÍA 93: El Pequeño Nemo en el País de los Sueños

Como cada mañana, aquel Lunes agotador y cuesta arriba tras un fin de semana más largo de lo normal (pues el Viernes anterior había sido fiesta y... como suele pasar en estas ocasiones... las expectativas de descanso nunca se cumplen ya que se empieza de nuevo la semana más cansado de lo que se terminó la anterior) amanecí de madrugada... aunque probablemente debería decir que amanecí bien entrada la noche, pues aún faltaban varias horas para que el Sol nos diera su habitual Buenos Días.

También como cada mañana, encendí mi ordenador mientras ponía en orden el entorno... prendiendo la lamparita de mesa y el ventilador, tranquilizando al gato y preparándome un café... y teniendo como acto final el sentarme en el sofá negro del salón para iniciar mi repaso por los periódicos digitales, blogs variados (absolutamente eclécticos entre ellos) y, en el mejor de los momentos, robarle unos minutos al día para buscar en mi interior, empecinadamente, algo de inspiración que se plasmara en estas pequeñas historias diarias que comparto desde hace tres meses a través de esta indescriptible ventana.

En principio la madrugada no presagiaba nada fuera de lo que viene siendo habitual desde hace noventa y cuatro días... excepto porque cuando todo estaba listo vi que, en la pantalla de mi portátil, como una ensoñación, aparecía una curiosa imagen que de pronto, como un interruptor, removió melancólico y al mismo tiempo misterioso y sorprendido mi interior...

https://www.google.es/
... Pequeño Nemo (Little Nemo) fue uno de los libros que marcó no solo mi infancia, sino también mi adolescencia... incluso me atrevería a decir que mi adultez también, pues aunque había quedado guardado en algún recóndito rinconcito de mi recuerdo... hoy he descubierto que nunca salió de mi interior y por ello es probable que me haya ido marcando, junto a otras experiencias, la manera de ver la vida.

Recuerdo aquel pijama (incomodísimo pensaba siempre) de color amarillo clarito, aquel pelo revuelto, la Princesa, el curioso Doctor Píldora, la cama que cobraba vida, Flip, los padres desesperados... la cara de Nemo al final de cada capítulo... sorprendida, escéptica y desubicada expresión... ¡todo una alarde de imaginación que despertó mi absoluta curiosidad en grandiosas imágenes y pequeños textos!.

Descubrí que, sin saber cuáles eran los nombres técnicos, me encantaba el Surrealismo y el Art Nouveau (estos hallazgos los constaté años después al encontrarme con la obra de Dalí y con La Casa de Lis en Salamanca... entre otros cruces artísticos "casuales"). Esos mundos coloridos, oníricos, alegres y reflexivos, aportaron subjetividad a mi vida y me ayudaron a fundamentar las bases con las que hoy, unos cuantos años después, observo nuestra existencia con estas dos pequeñas ventanas circulares, mis ojos, que guían mi mirada y que se alimentan de entradas y salidas de experiencias y de imágenes que, a modo de cuadros realistas, enriquecen mis visiones allá donde guío mis anhelos.

¡¡Pequeño Gran Nemo en el País de los Sueños Realistas!!

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Little_nemo_the_walking_bed.jpg
Interpretaré ésta señal, la que el mayor buscador del mundo cibernético nos ha hecho llegar en el día que esto escribo, como una llamada de alerta a dejarnos mecer por los sueños, a rescatar recuerdos de infancia que, inconscientemente, nos marcaron nuestras visiones de vida adulta y, sobre todo, a encontrar un espacio y un tiempo en esta vida mía tan acelerada para buscar aquel maravilloso ejemplar, a simple vista de papel, cartón e hilo, entre mis objetos amontonados y dejar volar una vez más la imaginación... constatando que no hay edad para soñar y que cada uno busca donde más le apetece e inspira ese rescoldo de energía para continuar el camino de una manera diferente e ilusionada... al fin y al cabo, de eso se trata la vida, ¿no?... 

... quizás, como sucede con Nemo, al final de la historia vivamos el momento en el que verdaderamente despertamos... así que sueña todo lo que puedas... antes de que el desvelo llegue a tu vida.

http://www.eslahoradelastortas.com/?p=18444

_____________________


miércoles, 24 de octubre de 2012

DÍA 92: Pero

Hace aproximadamente cuatro años recibí un curso planificado dentro de mi Plan de Formación Laboral organizado por el Departamento de Recursos Humanos de la empresa en la que trabajaba.

Por aquel entonces mi contratación estaba vinculada a una gran compañía, con sede en varios continentes, que vendía servicios de consultoría (especialmente tecnológica, aunque mi puesto se centraba en el área de Capital Humano) a empresas privadas o públicas del país o fuera de nuestras fronteras.

Podría contar infinidad de experiencias y aprendizajes de aquellos casi cuatro años en la organización, sin embargo, en este caso me quiero centrar exclusivamente en aquella formación recibida de carácter obligatorio y orientada a todos los mandos intermedios de la empresa.

El objetivo del curso era claro y transparente... la mejora en las capacidades de venta, es decir, ayudarnos al desarrollo de habilidades de negociación y cierre de venta de servicios.

http://zonaempresas.com/ventajas-de-alquilar-local-para-la-empresa/

Recuerdo que el formador era un extraordinario profesional de la materia impartida y los dos días de adiestramiento fueron intensos y, creo, productivos.

El caso es que con el paso del tiempo, y siempre desde mi personal punto de vista, podría simplificar en una palabra todo lo que allí me enseñaron (o al menos lo que yo he mantenido vigente en mi recuerdo): PERO.

Aprendí que la conjunción (adversativa) PERO al usarla en una oración anula todo lo anteriormente dicho (tal y como especifica la RAE se usa "para contraponer a un concepto otro diverso o ampliativo del anterior"). Este aprendizaje me ha acompañado durante mucho tiempo después en diferentes momentos de mi vida... personal y profesional. Ya alejada de aquella ciudad donde recibí la formación, alejada también de aquella empresa, de aquella realidad y de aquella vida... aún recuerdo y pongo en práctica este pensamiento.

Confieso que PERO es una conjunción que, desde aquel curso, no suelo utilizar en mi vida cotidiana muy a menudo (a no ser que realmente el lugar en el que se use sea el que debe ser) pues me parece un tropiezo, una traba, una negación, un estorbo y una excusa (demasiado a mano de cualquiera y cuyo valor intrínseco se menosprecia y se simplifica... cuando en realidad tiene una gran potencia).

Los ejemplos podrían ser infinitos... sin embargo prefiero que cada uno lo medite y, escuchando a aquellos que le rodean y lo usan, pueda sacar sus conclusiones. Tomémoslo como un juego, veamos cuántos -PERO- escuchamos  a nuestro alrededor a lo largo de un solo día... veamos en qué circunstancias se utiliza y... tomemos nuestra propia decisión.

Como prueba inicial compartiré a continuación el cuento más breve que es escrito jamás y que, casualmente o no, versa sobre ésta temática...

"Te quiero... pero me casaré contigo"


Debo deciros que hoy en día mi trabajo nada tiene que ver con aquel caos de márgenes, ventas, competencias desleales, estrés inhumano, injusticia y, curiosamente en más ocasiones de las deseadas, falta de Capital Humano. Sin embargo, si no hubiera pasado por aquella experiencia, jamás estaría donde me encuentro hoy en día, aquello fue un paso previo y necesario para saber que mi camino personal y laboral se encontraba escrito por otros derroteros... al igual que el lugar en el que hoy me encuentro supone un peldaño necesario para seguir avanzando en mi travesía.

En definitiva, agradezco aquellos años de caos y profundidades... pero me quedo con lo que tengo hoy en día cuando amanezco cada mañana.
_________________

martes, 23 de octubre de 2012

DÍA 91: Espejito, espejito mágico

Mis párpados se resistían a despegarse... por lo que mi visión era aquella mañana borrosa y descolocada.

Me levanté de la cama somnolienta y fatigosa... dirigiéndome, autómata, hacia el pequeño aseo que estaba frente a mi habitación. Entré pausada, mantuve el equilibrio en el centro mismo de la habitación, reinicié mis pasos y abrí la ducha dejando que el agua salpicara levemente mi pijama... todo con absoluta inercia, pues esta rutina era la que desde hacía ya muchos años guiaba cada amanecer mis pasos... lo cual me daba mucha tranquilidad, pues me permitía unos cuantos minutos de condescendencia para que mi mente consciente se desperezara mientras ya había iniciado, mi cuerpo, la rutina diaria.

Con el agua cayendo gravitacional y chocando con ruidosa fuerza sobre las blancas baldosas de la ducha, me froté los ojos y, antes de deshacerme de mi traje de noche e iniciar el aseo personal, me miré fijamente en el espejo.

Solía hacerlo cada mañana y siempre me preguntaba, tras despertarme completamente bajo el agua templada de la ducha, el motivo por el que cada día, antes de iniciar el baño reparador, sentía la imperiosa necesidad de mirarme en el espejo... quizás lo hacía para comprobar que seguía allí, pues la noche era tan profunda que me hacía dudar de mi propia existencia... quizás lo hacía para ir observando paulatinamente el paso del tiempo en mi piel... o tal vez para, tentadora, comprobar si ese día era de esos en los que, a pesar del aspecto amodorrado, me había levantado especialmente hermosa... siempre me preguntaba el por qué de esta conducta mientras, absorta, avanzaba en el proceso de ducha matutina.

Al mirar rutinaria el reflejo que aquella mañana proyectaba el espejo de mi pequeño, pero acogedor, cuarto de baño... necesité incrédula de tres visionados consecutivos... separados entre sí por fuertes parpadeos. Asombrada. Perpleja. Desconcertada y confusa.

Allí, en pie y estática frente al pequeño espejo colgado en la pared, observé atónita lo que delante de mí se proyectaba.

La forma inicial parecía, inequívocamente, la mía... pero si uno observaba meticulosamente la mirada reflectada, podía observar, como en un cine mudo, imágenes continuas provenientes de manera directa de lo más profundo de mis recuerdos... consecutivamente iban pasando experiencias vividas desde la mas tierna infancia... familia, amigos, escuela, desamores, risas, tropiezos, caídas, amores, aciertos, errores, universidad, retos superados, frustraciones, desconciertos, éxitos, valores...

... allí me quedé, inmóvil, viendo aquel filme sobre mi propia vida... dependiente de mí misma, enganchada a mi existencia abusiva.

Peliculera me miré una cuarta y última vez al espejo y, cual Blancanieves inquisitiva observando en él un extraño destello, pronuncié inexactamente ... "en ocasiones me veo a mi misma en el reflejo".

http://angelicaguanche03.wordpress.com/2012/05/28/autoestima-y-autoimagen/


Indudablemente aquella mañana, mientras me duchaba, no experimenté el habitual proceso de resolución de dudas sobre el por qué me miro al espejo cada mañana, puesto que había obtenido ya la respuesta a mis incertidumbres...

... cada día miraba mi reflejo al amanecer para, inconscientemente, recordar quién era, mi valía, qué camino había recorrido y cuál debía recorrer, observar el paso del tiempo y saber que debía aprovechar cada minuto de vida, parar durante unos segundos el devenir repetitivo del día a día y entrar en un estado de etérea realidad... pero, sobre todo, para tomar conciencia, antes de iniciarse el día, de mi existencia, de mis fortalezas y de mis debilidades, pudiendo así asumir los retos de mejora que debía afrontar cada jornada si quería alcanzar mis metas.

Mi reflejo suponía una toma de conciencia de manera inconsciente, pues, al contrario que el resto de las especies, el ser humano tiene la inestimable capacidad de observase a sí mismo en un espejo y saber que es él y que existe en este mundo tan extraño...

... lo sorprendente es que aún así, aún disponiendo de este poder insólito, no solemos hacer uso del mismo y nos conformamos únicamente con hacer uso del espejo para acicalarnos y estar presentables para los demás... pero no para uno mismo... pues sé a ciencia cierta que si uno se queda observando más tiempo del debido su propio reflejo cada mañana hay veces que lo que se proyecta da tanto temor que rápidamente se desecha la idea y se inicia la rutina diaria... es el miedo a enfrentarse a uno mismo... el miedo a que la imagen no sea la deseada... y en lugar de tomarse como una evaluación rápida que ayude a planificar acciones futuras de mejora personal, lo tomamos como crítica destructiva... siendo, sin embargo, capaces de transformarlo en crítica constructiva con un simple parpadeo.

___________________



lunes, 22 de octubre de 2012

DÍA 90: No caminas delante ni detrás, caminas a mi lado y, sin pedir nada a cambio, eres mi más sincero amigo

A veces me gusta creer que tengo la poderosa habilidad de detener, durante unos minutos... el tiempo.

Me gusta crear, de vez en cuando, brechas espacio-temporales en mi vida para tomar conciencia de quién soy a día de hoy y descubrir cómo he llegado donde estoy... dejando las proyecciones futuras para momentos concretos donde me dedico a construir sueños y experiencias venideras. A veces necesito sumergirme en el análisis del pasado vivido y del presente vívido para no olvidar el camino y reencontrarme conmigo misma.

Más allá de lo que se pudiera pensar inicialmente debo decir que cuando me adentro aventurera en esa fisura donde el pasado y el presente se confunden de manera ineludible, desenmascaro hallazgos siempre nuevos... así que suelo concluir que el pasado, a pesar de que pueda parecer estático e invariable, no es así, pues depende de mí misma hacer que las experiencias (y todo lo que ellas conllevan... alegría, dolor, emoción, aprendizaje...) puedan ser variables dependiendo del momento en las que las revivo.

Tengo (...y tenemos) el enorme poder de extraer de un mismo recuerdo muchos aprendizajes diferentes... dependiendo de la circunstancia vital en el que lo esté rescatando nuevamente en mi memoria y de la perspectiva desde la que lo esté rememorando.

Ahora, al mismo tiempo que escribo unas palabras sobre una pantalla iluminada, me encuentro voluntariamente extraviada en una de esas fisuras en mi espacio y en mi tiempo, así que no me busquéis hasta dentro de un buen rato, pues necesitaba frenar durante un momento el caos estimular que me abrumaba a mi alrededor y redescubrir en mi experiencia por qué y cómo (terribles y peligrosas palabras cargadas de dudas... en la mayor parte de las veces... irresolubles) él llegó a mi vida y decidió quedarse a pesar de los pesares (aunque según él pesares hay pocos y pasiones muchas). 


Él llegó a mi vida de una manera extraña, envuelto en la negrura y desolación que empapaba mi vida en aquellos tiempos. Entró como es él, silencioso y paciente, sin hacer ruido y dejando mucho espacio... para que fuera yo la que poco a poco cogiera confianza, casi como se suele hacer con esos animales de refugio que son rescatados y necesitan un tiempo para recobrar la seguridad en el hombre tras haber sido antes maltrechos en cuerpo y alma.

Sabía bien lo que hacía, su enorme y bondadoso corazón no podía guiarle con erróneas directrices.

Desde aquel día no nos hemos separado más de lo estrictamente necesario, y cuando hemos tenido que experimentar la distancia (muchas veces dolorosa) ha sido siempre en materia y nunca en esencia. Nos resguardamos de tormentas y batallas... somos compañeros-camaradas, y juntos afrontamos las contiendas que la vida nos regala misteriosa armados de valores y cariño desmedido... expectante y fortalecido batallón.



Y tras esta zambullida momentánea en mis recuerdos y habiendo cumplido mis objetivos iniciales de esclarecimiento sobre el cómo y el por qué (mucho más profundamente analizados que lo aquí, de manera simplista, he narrado), retorno a mis labores y continúo mi camino hacia el futuro sabiéndome acompañada con el mejor de los equipajes... GRACIAS.

_______________



domingo, 21 de octubre de 2012

DÍA 89: La niña y el mar


 Jugaba, imberbe, entre las olas cuando rompían en la orilla.
Retozaba con el agua... sumergida y despreocupada.
Desde la arena la observaba la madre, cómoda vigilante desde su silla,
mientras el Mar alborotaba sin pausa su pequeña figura agitada.

El oleaje la abatía sin piedad y sin reparo,
pero la niña, novata y obstinada, entre sal y espuma se mimetizaba.
Su ímpetu e insistencia le hacían pagar un precio caro,
pues era devorada a cada combate en que el Océano la derribaba.  

Se divertía aquella infante, entre sal, arena y agua.
Superaba con temerosa alegría el vuelco perenne de las olas al quebrarse,
continuo devenir de acuosas inmensidades que en el límite con la tierra... fragua.
Ajena al futuro y sus sinsabores, la niña, con la espuma deseaba enredarse.

Inocente y embelesada en un juego caprichoso,
en el que el coraje y la insistencia eran fortalezas elementales,
ignoraba, aquella niña, que su  lúdico preludio ante el Mar azaroso,
suponían, ya en su infancia, un ensayo para futuros escollos vitales.

Bajo el calor del Sol ardiente
 y entre férreas mareas de oleaje,
se adiestraba vigorosa la niña, haciendo a las olas frente,
para en los desafíos de su vida adulta disponer de un buen anclaje.

Recordando en olvidadas imágenes este pasaje,
donde el calor, la espuma y el juego retornan a mi mente,
observo ahora mi pertrechado equipaje
y no evito alegrarme de haber sido niña con el oleaje temerosa e insistente.

________________


sábado, 20 de octubre de 2012

DÍA 88: La alegría de hacer bien está en sembrar, no en recoger

Inconmensurable error es pretender siempre estar presente en el momento en que se hace visible y tangible  la evidencia de la educación... no importa si hablamos de educación formal en salones de clases o informal, que no es nada más y nada menos que esa educación continua a lo largo de la vida, de la experiencia, de la lectura distendida, de la relación con quienes nos rodean, de las subidas y de las caídas, de los padres, de las redes sociales, de la niñez, juventud y madurez, de la tecnología, del devenir inevitable del tiempo... en definitiva, de la educación más allá de los formalismos (que, optimista, creo que también puede darse, y de hecho se da, dentro de los mismos muros de una escuela, complementando así la educación formal sobre la que se construyen los interiores de las aulas).



 


En cualquier caso, ya sea a través de una educación formal o informal, son muchas las ocasiones en las que el mentor desea, impaciente, ver crecer en su pupilo la semilla de la siembra. Expectante el maestro (y recordemos que todos, absolutamente todos, somos maestros de algo y de alguien) despliega cual pavo real todas sus artes, toda su paciencia y todas sus herramientas para ofrecérselas, emocionado y solidario, a su discípulo... el cual se encuentra aún indeciso y desorientado.

Siempre que educamos (en contenidos académicos o en valores) esperamos ver un resultado más o menos inmediato en aquel que recibe nuestra enseñanza... el caso es que ésto no suele ser así la mayor parte de las veces.

Pensando sobre este tema viene a mi mente una palabra, de estructura y vocalización tan compleja como su profundo significado: frustración.

Peligroso sentimiento de complejo entramado.

La frustración, más allá de la definición escueta (casi inexistente) que podemos encontrar en el Diccionario de la RAE (pinchando AQUI), supone en nuestro interior enérgico una emoción similar a lo que podría generar un agujero negro gravitando en el espacio infinito... ante la frustración desmedida todos los muros de la consistencia anímica van cayendo como piezas de dominó... la fortaleza, la motivación, la alegría, la esperanza...

Por eso es importante tomar conciencia de que no siempre se ve de manera inmediata la siembra de la enseñanza en tierras baldías.

Tengo la suerte de trabajar en educación, dirijo a un equipo de profesionales expertos que son dignos de admiración por el trabajo que hacen diariamente... en otro momento hablaré sobre esto y desvelaré pequeños secretos que me acompañan día a día en mi vida actual. Y por eso, por este compromiso que tengo con ellos y por el tema que hoy agito entre estos pocos párrafos escritos a la intemperie del alma, me sincero y comparto un pequeño pero intenso cuento en forma de video que no hace mucho tiempo les mostré, en una sesión de motivación, a este grupo de educadores para la vida.

Ahora es el momento de hacerlo extensible a todos aquellos que  miran por esta pequeña ventana... porque todos somos maestros de algo y de alguien, por eso no olvides nunca que "La alegría de hacer bien está en sembrar, no en recoger"...



viernes, 19 de octubre de 2012

DÍA 87: Para los músculos flexiones, para la mente reflexiones

Me resulta curioso observar cómo siendo el ser humano la especie animal físicamente más débil, pero intelectualmente grandiosa, poderosa e, indudablemente, soberana frente al resto de las categorías... es precisamente por su debilidad por la que más se suele preocupar y rechaza su fortaleza relegándola al olvido y al menosprecio.

Quizás alguien pudiera espetar de manera inmediata, casi como dirigido por un resorte, que es precisamente por ser el físico la condición más débil aquella que más debe cuidarse y potenciarse. Peligrosa demagogia y lectura simplista del hecho. En este caso yo diría que, efectivamente, el planteamiento de base parece que estuviera bien, incluso con cierta lógica... pero añado, siempre y cuando todo el interés y la energía no se centren de manera exclusiva en esta tarea, que no exista un monopolio del culto al cuerpo obviando el culto al intelecto.


Desde luego abogo absolutamente por la máxima "Mens Sana In Corpore Sano" donde se reparten de manera equitativa el cuidado de lo externo y de lo interno, en caso contrario, si encontráramos un desequilibrio hacia alguna de las dos partes... sucumbiríamos a problemas defensivos para enfrentar y afrontar situaciones del cotidiano vivir.

Mientras pienso sobre esto vienen a mi mente, como un bombardeo sucesivo sin espacio para la tregua, imágenes estáticas o en movimiento que motivan al cuidado de la forma y no del fondo casi de manera autoritaria e inquisitiva... sin tiempo para la réplica, la suspicacia o la vacilación. Anuncios televisados, grandes vallas publicitarias, revistas, carteles... indignación.

Estrés corporal y mente arrinconada.

Concluyo, una vez más, que la vida es extraña y que probablemente ésta desequilibrada bipolaridad Mens vs. Corpore tenga su origen en una lejana herencia originada por alguien que, con grandes ambiciones de poder y dominio, descubrió la debilidad y la fortaleza de los hombres y decidió iniciar un maquiavélico proceso de manipulación estética donde se diera importancia a lo realmente liviano... volviendo estática la grandiosidad del culto a la interioridad, que es donde realmente reside la libertad, el entendimiento y el poder vital, sano y verdadero de los hombres... y de las mujeres.

Desechemos por fin esa herencia de control exterior, revélate con un buen libro cada día y con la consagración de lo verdaderamente importante y revitalizante, la certeza de saberte cada anochecer un poco más sensato y fortalecido... el descubrimiento del poder a través del autoconocimiento y la motivación intrínseca... en definitiva, la supremacía de hombres y mujeres con fondos virtuosos y de imparable grandiosidad en formas provisionales y con fechas de caducidad.

________________


jueves, 18 de octubre de 2012

DÍA 86: Para ti

Hace ya algún tiempo te dediqué este pequeño cuento. 

Hoy, estando cada día nuestros caminos  tan lejos e irónicamente tan cerca... al mismo tiempo, traigo de nuevo estas palabras escritas a mi recuerdo y a mi retina... para evocarlo, compartirlo y hacerlo libre... tan libre como deseo que tú seas en tu vida (y que yo te acompañe si tú así lo deseas).




"Nació carretera libre pero siempre pensó que era cruce de caminos. 

Indecisa, la carretera se mantenía siempre desvelada, con la pesadez de la decisión en los hombros. La incertidumbre le susurraba continuamente al oído y la duda, mostrando una locura permanente, saltaba descontrolada a su alrededor en círculos inconexos impidiéndole tomar una decisión. 


La carretera libre que se creía
cruce probó el azar, probó el destino, probó los dados y las monedas al aire, pero el resultado nunca la satisfacía…

Y así pasaban los días, y la carretera que se creía cruce iba transformándose en cruce que se creía carretera. Tal era el poder de creerse cruce, que un día se convirtió en ramificación de caminos... y fue entonces cuando vio que no era carretera ni cruce, sino bifurcación, divergencia y encuentro,

... y fue entonces cuando vio que no era una sola dirección (como la carretera libre) ni un punto de indecisión (como el cruce de caminos),

... y fue entonces cuando sonrió libremente y tomó la opción de la derecha, con total convencimiento,

... y fue entonces cuando la brea se convirtió en tierra y supo lo que encontraría al final de la senda,

... y fue solo entonces cuando sonrió con satisfacción… sin mirar nunca de nuevo hacia atrás."



____________________



miércoles, 17 de octubre de 2012

DÍA 85: Mi teoría de la relatividad es resultado de una madrugada filosofal

Todo es relativo...

... no quiero decir que nada tiene valor o que se minimiza al máximo exponente su verdadera importancia, no hablo de nihilismo popularmente entendido, de indiferencia o de filosofías y ciencias de alto o bajo nivel, me refiero a que, personalmente, opino que las cosas que nos rodean... en esencia los pensamientos, las emociones, las actitudes y, como resultado visible, las acciones... deben tomarse con cierta perspectiva y con relatividad. Tanto las propias como las ajenas.

No soy amiga de ningún tipo de absolutismo, radicalidad, imposición o cerrazón mental. No llevan a nada, porque son caminos sin salida, caminos de una sola vía. Decidir tomar esta alternativa de vía única es, decididamente, un aburrido disparate.

Nunca vivimos dos segundos iguales, ni siquiera dentro de nosotros, así que cada momento, cada circunstancia, debe tomarse como única, sobre todo teniendo en cuenta que esto no nos aplica solo a nosotros mismos, sino también a los que no rodean, con lo que la ecuación se complica todavía más (nadie dijo que fuera fácil...).

Imagínate que las variables que conforman los pensamientos, las emociones, las actitudes y, como resultado tangible, las acciones, nos las cambian de manera continua... efectivamente, es complicado, por eso es importante saber que las cosas hay que tomarlas con cierta perspectiva y relatividad. Es tiempo perdido intentar encasillar un pensamiento, una emoción, una actitud... porque nos llevará a una acción, probablemente, errónea y de un solo camino, dejando fuera otras posibles opciones y rechazando una infinidad de alternativas obligándonos a escoger únicamente una, la cual sin duda será... estadísticamente... un suicidio efectivo y afectivo.


¿La solución a la complejidad versátil de variables? Tristemente no la tengo... ni creo que exista una fórmula mágica que, a modo de panacea, nos evite el caos interno y la dificultad en el manejo de sentimientos. La única respuesta que suelo dar es que es mejor dejarse llevar por la calma, analizar y ver las cosas con cierta relatividad, sin magnificar ni minusvalorar... recordemos que muchas veces los árboles no nos dejan ver el bosque... y, muchas veces también, nos empeñamos nosotros mismos en ver directamente un único tronco, porque saber que existen más... nos abruma.

Evitemos esto, relativicemos y veamos el bosque entero, porque créeme que veras muchas más salidas del entramado de ramas y hojas si consigues observar desde las alturas y no desde el suelo cubierto de hojarasca cuya espesura te tapa la luz del Sol.

Tengo la suerte de tener un trabajo en el cual manejo constante y básicamente pensamientos, emociones y actitudes. Y digo con seguridad que es una suerte porque realmente es de estas cosas de las que nos nutrimos los seres humanos para crecer y avanzar individualmente... y para hacer crecer y avanzar a los que nos rodean y al mundo en general. Efectivamente, el mundo no gira por las cosas materiales, el mundo gira gracias a nuestros pensamientos, emociones y actitudes... en todo caso estos tres pilares son los que han descubierto o creado, a través de nuestras acciones, todo lo material que ahora nos rodea (y que en seres tan dependientes nos han transformado).

Me gusta decir que soy equilibrista de almas y malabarista de interiores... interpretando la palabra malabarismo desde el sentido más circense de la palabra, incluyendo equilibrios y triples (en ocasiones) cuasi mortales.

Imaginemos por un segundo que, ciertamente, todo es relativo... que de las cosas intangibles solo el paso del tiempo es lo perdurable, permanente e inamovible... aunque también exista un resquicio para la relatividad, pues para nosotros la vivencia del tiempo también es subjetiva dependiendo de lo motivados que nos encontremos en nuestras tareas. Si somos capaces de abstraernos y entender esta postura, veremos entonces que las cosas tienen diferentes interpretaciones, que todo sucede por muchos y diferentes motivos, que cuando vemos, oímos o sentimos un suceso (propio o ajeno) debemos tomarlo con cautela y hacer diferentes interpretaciones antes de tomar la decisión definitiva (la capacidad de empatía en estos casos nos facilita el trabajo y nos abre nuevas puertas de interpretación cognitiva).

Y, posicionándome bajo esta interpretación relativista absorta en esta madrugada oscura donde comienza a despuntar el alba, me veo en la imperiosa necesidad de rebatirme a mi misma y entender que, si aseguro que todo es relativo, este totalitarismo también lo debe ser... así que desde esta cumbre de máxima complejidad solo puedo, simplificando, decir que pase lo que pase, sea todo relativo o no debemos mimar a nuestros tres salvavidas...

... a los pensamientos para disponer de un análisis reflexivo y crítico que nos permita descubrir infinidad de mundos en uno solo...
... a las emociones para mantener nuestra estabilidad interna y empática...
... a las actitudes para que nos den altitud y nos ayuden a abrir nuestras perspectivas.

Solo con el esmerado cuidado de estos frágiles y cristalinos contrafuertes tendremos como producto acciones que, como resultados palpables de ecuaciones matemáticas complejas, alisen nuestros caminos a través del tiempo y nos ayuden a crecer en continua motivación, acercándonos así al alcance de nuestros sueños... más allá de las dificultades que, también relativas, nos rodean a lo largo de la vida.

 ______________
 


martes, 16 de octubre de 2012

DÍA 84: Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar...


video

A Ella le gusta el mar.

Se queda ensimismada, durante horas, mirando la lejanía acuosa, observando, enredada entre las olas, el devenir de la espuma, la sal y la vida...

... a Ella le empapa el alma el mar.

Me insiste reincidente para que le acerque a ver la infinidad, me convence con embriagadores argumentos sobre la energía y el poder de los profundos océanos, sobre la libertad y el espíritu salvaje de las profundidades rotas en orillas rocosas.

Vive hechizada por el continente de superficie líquida... vive fascinada, embelesada, aprisionada por el océano y el mar... y es que Ella es igualmente mar, ella es abismal, ingobernable, oscura y traslúcida, envolvente, cautivadora, peligrosa y acogedora, desconocida, conquistada... interminable, finita y descontrolada...

Vaivén con ida y vuelta... Ella siempre regresa... al igual que lo hace el mar.


Indómita disfruta imaginando paraísos perdidos, se deja mecer por las olas y viaja a través de arrecifes de coral. Se deja llevar por sonidos embotados, por la vida balanceante a merced del mar.

En los días de tormenta se pertrecha de un buen abrigo y sale a su cita cumplidora... a disfrutar de la abundancia del acuífero caudal. Se moja entre las gotas ingrávidas del cielo y también entre las olas de los torrentes del mar.

Es probable que el deslumbramiento por esta masa de inmensidad, tenga un origen más cercano de lo que cualquiera pueda imaginar. Quizás se encuentre el fundamento en una fascinación familiar... pues conozco de cerca a su padre... y se que también le seduce el mar.

Ambos tienen un acuerdo implícito con la fuerza natural... en los días de tormenta y de agreste vendaval, es de obligado cumplimiento una arriesgada visita al mar. Emocionarse con su fuerza y su poder descomunal, recordando que en esta vida... el hombre es insignificante... insustancial.

Quizás con mi relato de pensamiento bamboleante olvidé lo esencial... y no recordé mencionaros que... a Ella le gusta el mar.