jueves, 13 de julio de 2017

DÍA 816: Camino intermitente

Me muevo a fogonazos.

Luz intermitente que me arrastra por oscuros caminos enmarañados,
limpiando la negrura de lo incierto,
blanqueando miedos.

Destellos inconsistentes que me ciegan y alborotan, 
al mismo tiempo,
todos los sentimientos que me anclan al presente.

Camino a pasos descompasados, al ritmo de los destellos de un faro,
discontinuos,
entrecortados.

Durante unos breves segundos el resplandor ilumina todo lo ignorado,
y yo me confío, 
segura, 
firme,
invulnerable,
avanzo por el camino de sombras y abismos que se me presenta delante.

Y cuando más rápido avanzo,
sofocada, pletórica y vibrante,
la luz se esconde y mi mundo cae
en la negrura más absoluta y lacerante.

Así es mi viaje.

Quebradizo,
absurdo,
desconcertante.

Vivo una vida vacilante,
tan pronto la confianza me empuja siempre a que avance,
como el desasosiego me engulle en negras noches de aturdimiento sombrío y desfavorable.

Así es mi travesía,
imprecisa,
y,
sobre todas las cosas,
EMOCIONANTE. 

http://www.pinturayartistas.com/img/caminoentrearboles.jpg
.............................................

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta. Cómo se te echa de menos, a tí y sobretodo a tus escritos y reflexiones.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Muchisimas gracias por estar ahí, por esperarme en mis ausencias, por la paciencia y por el apoyo. GRACIAS :). La vida está revuelta ultimamente pero siempre mirando y caminando hacia delante ;).
Besos.